mayo 16, 2022

Final anticipado

En Venezuela se pueden dar giros dramáticos a los acontecimientos, pero hay que innovar. No vale jingle con melodía copiada ni abrazos a niños o a la tercera edad. Aquí en 8 puntos lo que ocurre al momento de escribir éstas líneas:

  1. Los circuitos neuronales de las audiencias están interrumpidos por la deprivación en la calidad de vida.
  2. El significado, la comprensión, el sentido del mensaje no se negocia porque el clientelismo fracasó. El potencial votante frente a la oferta de movilización dice: “Dame lo mío ya.  Ya veré luego si te hago caso”.
  3. La interpretación del hecho está por encima de los hechos. La opinión está por encima de la interpretación de los hechos. La realidad es lo que hace cada quien en su fuero interno con ese hecho. Lo que se dice como mensaje político se filtra a través del imaginario del que lo recibe. Acceder a ese imaginario requiere el código de un código. Lo urbano y lo regional (más allá del igualitarismo a través de la miseria) hablan idiomas distintos.
  4. La película es repetida. Sin dilemas no hay crisis decisional. Sin crisis decisional no hay entusiasmo para la movilización.
  5. La lealtad al liderazgo político visible es inexistente más allá de los grados de separación entre jefe directo y familia del que trabaja para el jefe. Las audiencias saben que el voto no funciona (no por el esfuerzo que ellos pongan como ciudadanos) sino por la mecánica tramposa del sistema
  6. Se presume la influencia pero no se puede probar. Los candidatos no tienen agarrado al voto por los pelos.
  7. Las rutas y los centros comunitarios son “No Lugares” que se han vuelto inmunes a la inserción de opinión, a las falsas conversaciones dizque espontáneas, a las promesas de continuidad administrativa si existiese un hipotético cambio de alcaldes o gobernadores.
  8. Con la limitación que imponen las mascarillas para ver los rostros humanos la demagogia y el populismo (clave en tiempos de sueños rotos) convierten a los candidatos en meras películas con final anticipado. Estamos frente a un final de película con Spoilers, donde el presupuesto bajo puede hacer tan poco como el abultado.

Joaquín Ortega

Joaquín Ortega es politólogo, profesor universitario, escritor, creativo audiovisual y consultor estratégico.

Ver todas las entradas de Joaquín Ortega →

Un comentario en «Final anticipado»

Los comentarios están cerrados.