julio 26, 2021

¿Quién es Cristiana Chamorro y por qué Ortega la persigue?

Este 2 de junio, efectivos de la Policía Nacional de Nicaragua irrumpieron en la vivienda de la líder opositora Cristiana Chamorro Barrios, luego de que una jueza afín a la dictadura girara una orden de captura en su contra. Tras cinco horas de allanamiento, familiares informaron que Cristiana ahora se encuentra bajo arresto domiciliar

El Ministerios Público acusa a Chamorro de “gestión abusiva, falsedad ideológica en concurso real con el delito de lavado de dinero, bienes y activos en perjuicio del Estado de Nicaragua”, durante su gestión como directora de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro. Sin embargo, la acusación en contra de la precandidata luce como una clara estrategia del régimen para impedir que compita contra Ortega por la presidencia de Nicaragua, debido a su popularidad.

“Ortega no soporta el recuerdo de su derrota en 1990”

Cristiana María Chamorro Barrios es periodista, y se ha dedicado a promover la libertad de expresión en Nicaragua. Comenzó su carrera periodística en el diario La Prensa en 1979, donde luego fue directora y actualmente es parte del consejo editorial.  

Durante casi 20 años fungió como directora de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, una organización civil independiente que durante veintitrés años trabajó por la defensa y consolidación de la libertad de expresión e información en Nicaragua. La Fundación decidió suspender operaciones en febrero de este año, debido a la Ley de Agentes Extranjeros aprobada por el régimen en octubre de 2020 y que ha sido rechazada por Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

El enseñamiento de la dictadura contra Cristiana Chamorro en parte se debe a la historia de su familia. Chamorro es hija de Pedro Joaquín Chamorro Cardenal (1924-1978) un periodista y escritor opositor a la dictadura Somocista, quien fue director del diario La Prensa y designado como “Mártir de las libertades públicas” de Nicaragua. 

Su madre es la expresidenta de Nicaragua, Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997), la mujer que en 1990 logró unir en una sola coalición electoral a catorce partidos políticos para derrotar al primer gobierno de Daniel Ortega, y acabar con la Guerra Civil que consumía al país desde los años 80. Durante el gobierno de “Doña Violeta”, Nicaragua inició un proceso de democratización y recuperación económica, el cual se estancó al instaurarse el “Pacto Ortega-Alemán” en 1999, que permitió a Ortega regresar al poder en 2007.

“Ortega no soporta el recuerdo de que una mujer en 1990 lo derrotó en las urnas”, expresó Chamorro en una entrevista con Jorge Ramos el pasado 31 de mayo para Univisión.

La favorita entre los precandidatos de la oposición

Desde antes de anunciar su candidatura en febrero de este año, la periodista punteaba en las encuestas como una de las favoritas entre los aspirantes a la presidencia de Nicaragua. De acuerdo a una encuesta que la empresa encuestadora regional CID Gallup publicó en febrero de este año, Cristiana Chamorro era la precandidata con mayor simpatía entre los nicaragüenses con un 13.3% de aprobación, seguida por Félix Maradiaga, con el 10.3%.

El mes pasado, se filtró una encuesta de CID Gallup que ubica a Chamorro como la segunda precandidata con mayor probabilidad de ganar las elecciones generales en noviembre con un 21% de aprobación, solamente superada por Daniel Ortega (30%) actual mandatario de Nicaragua. 

Desde el anuncio formal de su candidatura, la aspirante presidencial ha reiterado la importancia de que la oposición nicaragüense vaya unida en los próximos comicios. 

Un caso de persecución política 

El 20 de mayo, el Ministerio Público de Nicaragua (Migob) citó a Cristiana Chamorro a testificar ante la Fiscalía, tras ser señalada por el Orteguismo por presunto “lavado de dinero”, mientras ocupaba el cargo de directora de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCH).  A través de un comunicado difundido en medios oficialistas, el Migob informó que obtuvieron “claros indicios” de lavado de dinero en los estados financieros que la Fundación presenta anualmente ante este ministerio. 

El 27 de mayo, Estados Unidos negó evidencia de que exista “evidencia de lavado de dinero” en las operaciones de la Fundación. Organismos de Derechos Humanos nacionales e internacionales aseguran que se trata de un caso de persecución política contra Chamorro. 

Del 20 de mayo a la fecha, al menos 23 periodistas independientes de Nicaragua que fueron beneficiados de los programas de la Fundación, están siendo citados para declarar ante la Fiscalía sobre el “caso Fundación Violeta Barrios de Chamorro”. Otros periodistas que inicialmente fueron citados en calidad de testigos, ahora también están siendo imputados, entre ellos la corresponsal de Univision en Nicaragua, la periodista nicaragüense Maria Lilly Deslgado.

El 1 de junio, el régimen de Daniel Ortega solicitó la inhibición de la opositora de optar a cualquier cargo público “por no estar en pleno goce de sus derechos civiles y políticos”. Sin embargo, diversos juristas han expresado que se trata de “una inhibición de facto”, ya que desde el punto de vista legal, Chamorro goza de la presunción de inocencia, debido a que no ha sido procesada ni condenada por ningún delito. De esta forma el régimen cercena el derecho de Cristiana a postularse para la presidencia de Nicaragua.

Arlen Alejandra Padilla

Licenciada en Ciencias Políticas y activista nicaragüense. Es cofundadora del Movimiento Estudiantil de Apoyo a la Democracia. También participa en el movimiento político Construimos Nicaragua.

Ver todas las entradas de Arlen Alejandra Padilla →