abril 12, 2024

En la Era de Milei, ¿cómo lidiarán los Argentinos con la libertad monetaria, el dólar y Bitcoin?

Contra todo pronóstico, Javier Milei venció sistema bipartidista y se convirtió en Presidente de Argentina. El primer libertario autoproclamado que lo logra en la historia del planeta. Entre sus promesas de campaña más controversiales figura la destrucción del Banco Central del país, lo cual muchos interpretaron como un compromiso a dolarizar la nación. La verdad es que los planes de Milei para Argentina son mucho más ambiciosos. 

‍En noviembre, Ambito le citó afirmando que la gente “podrá pactar en cualquier moneda. La libertad monetaria es parte de lo que queremos avanzar”. Y el 21 de diciembre, la ministra de Asuntos Exteriores, Diana Mondino, tuiteó: “Ratificamos y confirmamos que en Argentina se podrán pactar contratos en Bitcoin”. 

‍En cualquier caso, según Milei en Ámbito, “la moneda será la que los argentinos elijan”. Esto lleva a preguntarse si el país realizará transacciones en dólares, euros, Bitcoin, stablecoins o Stablesats. La respuesta obvia parece ser el siempre popular dólar y sus alternativas sintéticas. Sin embargo, teniendo en cuenta que la impresora de dinero del Gobierno de EE.UU. está trabajando sin parar, ¿podría el pueblo argentino eventualmente migrar a Bitcoin? Y si lo hacen, ¿cuánto durará el proceso?

‍Antes de sacar conclusiones precipitadas, expliquemos hasta qué punto la ideología del Presidente se asemeja a la de la comunidad Bitcoin. Ambas se basan en las ideas de la Escuela Austriaca de Economía, y eso es sólo el principio. 

Baja Preferencia Temporal y Javier Milei

Para las personas que no han invertido su tiempo en estudiar Bitcoin, afirmar que los argentinos podrían elegir el invento de Satoshi Nakamoto por encima de todas las demás monedas disponibles podría parecer una exageración. Sin embargo, en una lucha justa, el dinero sólido siempre gana. Javier Milei propone un mercado libre en el que los subsidios y los decretos presidenciales no sean un factor, y Bitcoin sea el dinero más duro jamás creado. La bitcoinización de Argentina podría no ser una quimera después de todo. 

‍En julio, Javier Milei declaró a El País

‍“Soy el único que habla de un programa económico pensado de treinta y cinco a cincuenta años. Si te quedás atrapado en el corto plazo, termina mal. Terminar con la inflación no es un problema técnico: es el problema más fácil de todos. El problema más complicado es el crecimiento económico”.

‍Esto habla de la baja preferencia temporal, la tendencia a retrasar la gratificación inmediata en favor de invertir, construir y obtener una mayor recompensa en el futuro. La baja preferencia temporal es una de las principales características de la filosofía Bitcoin. El concepto entró en el ecosistema impulsado por la obra magna del economista Saifedean Ammous, “El Patrón Bitcoin”, que explica:

‍“Cuanto mejor conserve su valor una moneda, la gente que la use estará más incentivada a postergar el consumo y a dedicar recursos para la producción en el futuro, dando lugar a la acumulación de capital y a la mejora de las condiciones de vida, y generando al mismo tiempo en las personas una baja preferencia temporal en otros aspectos no económicos de su vida”.

‍En septiembre, The Economist preguntó a Javier Milei: “¿Podrían las criptomonedas desempeñar un papel?”. Él respondió:

‍“No, no… No lo sé, eso es decisión de los agentes. Por ejemplo, en Guatemala, las empresas dedicadas a la producción de café emitieron su propia moneda. De hecho, la moneda es un invento del sector privado, no de un burócrata”.

‍Al principio, los argentinos probablemente utilizarán todas las monedas disponibles. Eso incluye todos los billetes nacionales con énfasis en el dólar, los miles de imitaciones de Bitcoin que la gente llama “altcoins”, stablecoins y Stablesats, oro y plata, lo que sea. Sin embargo, en este escenario, la lógica dice que en un plazo suficientemente largo la moneda más fuerte devorará a todas las demás. ¿Cuál será? La que conduzca a la “acumulación de capital y a la mejora de las condiciones de vida”. El dinero más fuerte jamás creado, Bitcoin.

La Inflación, el Impuesto Oculto

El nuevo Presidente se propone detener la inflación y considera que la disolución del BCRA, el Banco Central del país, es absolutamente necesaria para lograr ese objetivo. La administración anterior hizo trabajar horas extras a la imprenta de billetes. Dejó a Argentina con un récord de “9.439 millones de billetes en circulación”. La primera orden del día de Milei fue “devaluar” el peso en un 50%. Por supuesto, otra forma de verlo es que Milei cerró la brecha entre la cotización oficial del dólar y la del siempre presente Mercado Azul. Que muchos consideran el verdadero valor de mercado. 

‍Los precios en el país suben a diario desde hace años, pero desde que Javier Milei ganó las elecciones el fenómeno se salió de control. La industria privada se anticipó al plan de austeridad del Presidente y remarcó los precios como si no hubiera mañana. Sólo en el primer mes, el combustible subió un 25% y la carne duplicó su precio. Argentina ya está acostumbrada a estas fluctuaciones y, aún así, la última subida tiene a todo el mundo en estado de pánico.

‍Imprimir dinero nuevo devalúa todos los billetes en circulación, lo que provoca inflación. ¿Por qué decimos que la inflación es un impuesto oculto? Volvamos a “El patrón Bitcoin” para explicarlo:

‍“Lo único que el gobierno tiene que hacer es aumentar la masa monetaria para financiar algún plan disparatado que se le ocurra, y el verdadero coste de dichos planes únicamente se dejará sentir en la población en los años venideros, cuando la inflación de la misma haga que los precios suban, momento en el cual se puede culpar con facilidad de la destrucción del valor de la moneda a múltiples factores, que por lo general tienen que ver con algún vil complot de extranjeros, banqueros, minorías étnicas locales o gobiernos anteriores o futuros”.

‍Una vez más, esta idea coincide casi a la perfección con la visión de Javier Milei. En la entrevista ya citada de El País, el Presidente dijo que “a emisión monetaria es una estafa porque eso lleva a la pérdida del poder adquisitivo. Es una forma de sacarte plata del bolsillo por la fuerza, sin que vos te enteres”. Y acusó al anterior Gobierno de emitir “un equivalente de 16 puntos del PBI [Producto Bruto Interno] y eso significa que el Estado ha estafado a los argentinos por cerca 25 mil millones de dólares por año”.

Javier Milei y el OTRO Banco Central

Según el nuevo Presidente, cerrar el Banco Central de Argentina es un “imperativo moral”. Claro, ¿pero esa medida no deja al país a merced de la FED, el Banco Central de Estados Unidos? Esa institución también está imprimiendo billetes sin parar. Además, en este escenario, el gobierno argentino cedería el control de la impresora de dinero a un actor externo. Lo cual no es lo ideal. Cuando The Economist planteó esa pregunta, Milei reafirmó su convicción en la libertad monetaria: 

‍“Pero, de nuevo, es un sistema de competencia de divisas. Es decir, puedes liquidar el banco central en dólares, pero la moneda que utilices puede ser cualquiera”.

‍Podría decirse que el país ya está dolarizado. Durante años, la mayoría, si no todas, las transacciones de alto valor se realizan en dólares. Y últimamente, hasta los alquileres se denominan en billetes de la Reserva Federal para evitar engorrosas negociaciones mensuales. Además, según el residente argentino y experto en geoarbitraje BowTiedMara, “estimaciones de 2020 afirman que los argentinos con ahorros tienen alrededor de 200.000 millones de dólares en papel, lo que significa que el país posee el 20% de los dólares físicos que circulan fuera de Estados Unidos”. La crisis de 2001 y el infame “Corralito” aún están frescos en la memoria del país, y la gente protege su riqueza como puede.

¿Es Posible la Bitcoinización en la Argentina de Javier Milei?

The Economist preguntó al Presidente si, en el contexto de su propuesta, el dólar ya había ganado. La respuesta de Javier Milei va en la línea de una posible bitcoinización, aunque no lo mencione. “Bueno los argentinos históricamente han elegido el dólar, pero no tiene por qué ser el dólar. Si sos una compañía petrolera, podés hacer tus contratos en wti, ¿a quién le importa? Si estás en el gas, en btu. Y si eres agricultor y cultivas soja, puedes elegir el precio de la soja en Chicago”.

‍La cuestión es que ya existe una moneda global, auditable y neutral que todo el mundo (o nadie) es el dueño. Lleva casi 15 años funcionando sin problemas. La gente probará cualquier otra moneda al principio, pero la teoría de juegos indica que la más conveniente y sólida acabará imponiéndose. Sin embargo, ni siquiera los creyentes más acérrimos en la red Bitcoin consideran que la bitcoinización de Argentina sea inminente. Probablemente será un proceso largo y duro.

Nuestros Invitados Opinan Sobre las Posibilidades de Bitcoin Bajo el Mandato de Javier Milei

Preguntamos al CEO de La Crypta, Agustín Kassis, sobre el porcentaje de personas que ve utilizando bitcoin bajo el mandato de Milei: “solo el 5% más rico de la Argentina tiene la capacidad para transacciones que puedan considerarse como de alto valor. Creo que un gran porcentaje, quizás el 30%, puede llegar a tener Bitcoin. Al menos en exchanges”. La Crypta es un centro comunitario orientado a las criptomonedas que produce productos bitcoin.

‍Sobre las perspectivas del bitcoin en el país, Kassis dijo: “Creo que Argentina está en una posición única para aprovechar el bull run de 2024. El país está al borde de la hiperinflación, y la población podrá discutir y decidir libremente qué moneda utilizar. Bitcoin tiene altas chances de ser considerada como una alternativa y sembrar los inicios de la hiperbitcoinización, en quizás 4 a 8 años”.

‍Eso coincide con el sentimiento de un reciente hilo de Twitter de Luke Mikic, “¿Qué pasa si Bitcoin se convierte en la moneda dominante utilizada en Argentina en el mercado libre? NINGUNO de nosotros está preparado para lo que suceda después… Se haría INNEGABLE que Bitcoin es el mejor dinero del mundo”. ¿No es ya innegable? Lo creas o no, todavía hay gente que no está convencida.

‍Por su parte, BowTiedMara tiene una predicción más organizada, aunque similar. Ve el proceso de Argentina por etapas:

“1) Poner los libros en orden (1-2 años)

2) Dolarización o moneda local estable (año 2-3)

3) Argentinos capaces de ahorrar, la economía bombea (año 3+)

4) Ahorrar más en Bitcoin (año 3-4)”.

‍Según BowTiedMara, para que se produzca la hiperbitcoinización, Javier Milei tendría que hacerlo extremadamente bien y ser reelegido. “Definitivamente depende de cómo se desarrolle su presidencia”. El experto en geoarbitraje tiene una salvedad extremadamente polémica, “lo que aumentaría la bitcoinización aquí es que decidieran poner en marcha un CBDC. Porque el mercado negro es tan grande que, si no hay más efectivo, todo el mundo se pasaría a Bitcoin o a Monero para hacer transacciones”.

Aunque no parece que una CBDC esté en los planes de Javier Milei, han ocurrido cosas más locas. Por ejemplo, Argentina eligió como presidente a un economista libertario de un tercer partido.

*

Originalmente publicado en el blog de Blink, la billetera de Bitcoin para el día a día.

Imágenes open-source por Yegorpetrov.