mayo 14, 2022

Blockchain: El Futuro de la Gobernanza Corporativa

El Blockchain es un libro de contabilidad inmutable, anónimo, inviolable y descentralizado, el cual también es la fuerza subyacente al bitcoin. Según Magnier (2018), las cadenas de bloques ofrecen una aplicación revolucionaria de la criptografía y la tecnología de la información a los antiguos problemas de mantenimiento de los registros financieros, a la vez que crean grandes esperanzas con respecto a un menor coste, una mayor liquidez, un mantenimiento más preciso de los registros y la transparencia de la propiedad.

Haber y Stornetta (1991) inicialmente propusieron la estructura del blockchain para marcar el tiempo de creación de la propiedad intelectual, como un documento digital, con el fin de fijar los derechos de propiedad con el creador antes de que pueda ser copiado por otros. La primera referencia a esta estructura de datos como una «cadena de bloques» proviene de Nakamoto (2008), cuyas innovaciones con bitcoin incluyeron la conexión del concepto de blockchain con un libro de contabilidad público actualizado conjuntamente por numerosos participantes en una red de código abierto.

El blockchain puede ser un vehículo hacia una vida de desarrollo sostenible que permita hacer los procesos administrativos (tanto del sector público como del sector privado) mucho más eficaces y confiables. Por ello, el blockchain se ve tan involucrado con el concepto de gobernanza. La gobernanza describe los procesos mediante los cuales los individuos y los grupos con relaciones continuas negocian sobre cómo adaptarse a los cambios dentro de un entorno institucional, como una empresa, una organización política o comunitaria, o en la contratación del mercado (North, 1991).

Uno de los mayores retos de la gobernanza sobre el blockchain es entender cómo diseñar y construir sistemas que equilibren los intereses de cada una de estas partes interesadas y garanticen el éxito de la red, independientemente de cómo se defina ese éxito (De Filippi y Loveluck, 2016). De este modo, la gobernanza de las cadenas de bloques se refiere a la de la forma en que se toman las decisiones, no las decisiones en sí: quién elige y cómo se elige, en lugar de lo que se elige.

No obstante, para hacer del blockchain una tecnología con alto nivel de uso, es necesario promover la confianza en los ciudadanos sobre este tipo de sistema. Mejorar las gestiones del gobierno corporativo es uno de los muchos pasos necesarios para restaurar la credibilidad y la confianza en el sector privado, como precursor de un entorno económico sano y competitivo de forma constante. Los principios del gobierno corporativo proporcionan mecanismos para que diferentes entidades económicas puedan trabajar en un aura de desarrollo responsable y desarrollo sostenible.

Por eso, a través de este artículo se estudiará el concepto de gobernanza dentro del blockchain, con la finalidad de proporcionar un marco descriptivo que permita a empresarios, accionistas, inversionistas y distintas personalidades en el ámbito corporativo conocer los aportes que ha generado el uso del blockchain en los gobiernos corporativos hasta ahora, y que necesita mejorarse para que puedan aprovechar al máximo sus beneficios a futuro.

Relación entre Tecnología y Derecho: Oportunidades y Desafíos

El derecho y la tecnología interactúan a través de un complejo sistema de interdependencia, ya que ambos contribuyen (en mayor o menor medida) a regular el comportamiento de los individuos.

De acuerdo con Filippi (2016), el código es ley o “the code is law” se refiere a la idea de que, debido al proceso de codificación de alto rendimiento que permiten las cadenas de bloques, el código parece ser una forma eficaz de completar e incluso sustituir la regulación legal. Es decir, que el código y el derecho pueden interactuar para que el blockchain adquiera progresivamente el estatus de “tecnología reguladora”, es decir, que se convierta en una tecnología que puede utilizarse tanto para definir e incorporar disposiciones legales en el código, como para hacerlas cumplir.

El mercado del blockchain es relativamente pequeño, pero ha crecido desde que Bitcoin ganó popularidad en 2012. Según un estudio de mercado global de Juniper Research en 2017, a nivel mundial, el 40% de todas las empresas y el 60% de las grandes corporaciones están considerando la implementación de blockchain durante los siguientes 10 años (Akgiray, 2019)

En Latinoamérica, el uso de la tecnología blockchain ha ido creciendo paulatinamente, y se espera que alcance US$1.356 millones para 2024, según datos de la consultora Frost & Sullivan y cálculos de la vicepresidencia de Innovación e Inteligencia Sectorial de Procolombia del 2019.

Los servicios que se basan en la naturaleza descentralizada del blockchain, como la identidad o el voto, cambian la balanza del equilibrio de poder, aumentando el control de los ciudadanos sobre los procesos democráticos. Tomando en cuenta esos beneficios, el Blockchain puede inspirar nuevos modelos de prestación de servicios para los gobiernos. En este punto es necesario pensar también en otras estructuras de gobierno, como los empresariales o corporativos.

Una de las primeras definiciones ampliamente aceptadas de gobierno corporativo es la ofrecida por Cadbury (1992), en la que el gobierno corporativo se define como el sistema por el que las empresas son dirigidas y controladas. A través de un buen gobierno corporativo, se fortalecen aspectos claves para las empresas y la sociedad, como las buenas prácticas, la confianza, el compromiso, la participación, la comunicación y la transparencia.

Las tres principales funcionalidades de la cadena de bloques: la notarización, la base de datos compartida y la automatización del flujo de trabajo pueden ser útiles para las diferentes capacidades operativas de los gobiernos y beneficiosas para las interacciones con los ciudadanos y las empresas.  Según Yermack (2017) y Lafarre (2018) el blockchain tiene un gran potencial para proporcionar soluciones eficientes a muchos problemas que afectan negativamente a los sistemas actuales de gobierno corporativo, por ejemplo:

Mayor transparencia de la propiedad y de los cambios de propiedad: Todos los usuarios de la red pueden ver las operaciones de los directivos y distintas personalidades detrás de la estructura organizativa de una empresa. La cobertura de derivados disfrazada, el backdating y otras acciones indeseables similares son casi imposibles en una red blockchain.

Juntas de accionistas eficientes y justas: Una Junta General de Accionistas bajo un diseño de blockchain tendrá varios beneficios materiales, como una votación más fácil, ya que existirá más certeza en la tabulación de los votos, eliminando los terceros intermediarios y por ende, otorgando más autonomía y control a la empresa en sí.

Contabilidad en tiempo real: Los sistemas de contabilidad Blockchain reducirán significativamente la necesidad de la auditoría tradicional y, por lo tanto, las empresas de auditoría tendrán que redefinir sus funciones. Con la implementación adecuada de los contratos inteligentes, se reducirá la necesidad de litigios y los costes previstos de la tensión financiera.

Todos y cada uno de estos cambios podrían afectar drásticamente al equilibrio de poder entre inversionistas, directores, y accionistas.

Para los inversionistas, las cadenas de bloques podrían permitir identificar las posiciones de propiedad de y reducir la oportunidad de búsqueda de rentas o de comportamiento desleal por parte de los reguladores, las bolsas y las empresas cotizadas. Para los directores, la tecnología podría permitir adquisiciones de acciones más rápidas y asequibles, pero posiblemente con mucho menos secreto que en el sistema actual. Para los accionistas, las cadenas de bloques podrían ofrecer menores costes de negociación y registros de propiedad más transparentes, al tiempo que permitirían la observación visible en tiempo real de las transferencias de acciones de un propietario a otro.

Sin embargo, es necesario destacar que el impacto de estos beneficios dependerá del tipo de cadena de bloques que se utilice, ya sea pública, como es el caso del bitcoin y otras monedas digitales, o restringida, como el modelo que están probando actualmente varias instituciones financieras y consorcios establecidos.

Según Lee (2016), el uso propuesto más destacado de la tecnología blockchain en las finanzas corporativas se ha producido en Australia, Estonia y Estados Unidos. En Australia, la Bolsa de Valores Australiana, anunció en enero de 2016 su intención de rediseñar sus sistemas de compensación y liquidación utilizando la tecnología blockchain. En Estonia, la Bolsa de Valores comenzó en 2016 a realizar la votación de los accionistas en una plataforma de blockchain. En Estados Unidos, una empresa pública estadounidense llamada Overstock.com, comenzó a aceptar suscripciones para una emisión de derechos de acciones a través de una cadena de bloques privada en 2016.

América Latina, Blockchain y Gobernanza Corporativa: Un largo camino por recorrer

Aunque el potencial del blockchain sea extraordinario, es posible que no promueva confianza sin una gobernanza eficaz. Para que la tecnología blockchain tenga un impacto transformador en los mercados e instituciones financieras, los métodos de regulación también deben ser capaces de adaptarse. La confianza es imprescindible para cualquier ámbito de la vida social. Al estar divorciados de la aplicación o regulación legal, los sistemas basados en blockchain pueden ser contraproducentes o incluso peligrosos. El mal gobierno corporativo puede asumir un rol importante en los escándalos y crisis financieras.

Por otro lado, la aplicación excesiva o prematura de las obligaciones legales también podría obstaculizar la innovación y por tanto, se perdería la oportunidad de aprovechar la tecnología para implementar políticas que promuevan una gestión empresarial más eficaz, transparente y escalable, construida a partir de la confianza.

La generación de confianza sin la necesidad de un intermediario, es uno de los grandes aportes de la tecnología Blockchain, debido a la inmutabilidad de los registros de la cadena de bloques. Por tanto, esta es una oportunidad para los gobiernos corporativos, para innovar y redefinir su valor en el mercado, mejorar sus procesos internos y estructura organizacional. Además, al incluir blockchain en sus programas de innovación, estableciéndose como un componente crítico de la arquitectura empresarial, los gobiernos corporativos aprenderán cómo liberar todo el potencial del servicio basado en datos.

Hoy en día el mundo se enfrenta a una crisis no sólo económica, sino también social, por lo que es relevante establecer un gobierno corporativo vinculado a la promoción de mercados eficientes y transparentes, en consonancia con la legislación vigente y las necesidades de cada nación en particular.

El futuro del blockchain todavía está por determinarse, pero para que dicho futuro sea próspero, el sector tecnológico, legal, empresarial y político de la sociedad deben trabajar juntos, siempre y cuando cada sector reconozca las posibilidades y características únicas del otro sector.

Bibliografía

Akgiray, V. (2019). The Potential for Blockchain Technology in Corporate Governance. OECD Corporate Governance Working Papers, No. 21, OECD Publishing, Paris. Disponible en el siguiente enlace.

Cámara de Comercio de Bogotá. (2019). Así va el negocio de blockchain en Colombia. Disponible en el siguiente enlace. Último acceso realizado el 4 de junio del 2021.

Filippi, P; Loveluck, B. (2016). The invisible politics of bitcoin: governance crisis of a decentralized infrastructure. Internet Policy Review, 5 (3).

Filippi, P; Hassan, S. (2016). Blockchain Technology as a Regulatory Technology: From Code is Law to Law is Code. First Monday, Vol. 21.

Haber, S. and Stornetta, S. (1991). How to time stamp a digital document, Lecture Notes in Computer Science 537, 437–455 (Advances in Cryptology—CRYPT0’ 90).

Lafarre, A;  Van der Elst, C. (2018). Blockchain Technology for Corporate Governance and Shareholder Activism. ECGI Law Working Paper (390/2018)

Lee, L. (2016). New kids on the blockchain: how bitcoin’s technology could reinvent the stock market, Hastings Business Law Journal 12, 81–132.

Magnier, V; Barban, P. (2018). The Potential Impact of Blockchains on Corporate Governance: A Survey on Shareholders´ Rights in the Digital Era. InterEULawEast: Journal for the International and European Law, Economics and Market Integrations. 189-226.

Nakamoto, S. (2008). Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash System. Disponible en el siguiente enlace.

North, D. (1991). Institutions. Journal of Economic Perspectives, 5 (1), 97-112.

Shah, N; Napier, C. (1992). Shared Vision and Beyond. Cadbury: London, Inglaterra. Disponible en el siguiente enlace. Último acceso realizado el 3 de junio del 2021.

Yermack, D. (2017). Corporate Governance and Blockchains. Review of Finance, Vol. 21.

Michelle Bernier

Abogada, egresada de la Universidad Rafael Urdaneta, especializada en Comercio Internacional y Derecho Mercantil en universidades de México y España. Research Manager en Adrianople Group, una empresa en Estados Unidos dedicada a la industria de Zonas Económicas Especiales.

Ver todas las entradas de Michelle Bernier →