mayo 14, 2022

Adiós, 2021

El 2021 fue duro y extraño: la pandemia sigue y las redes de poder son cada vez más complejas. Desde Hilos de América narramos, en temas específicos, lo que fue ocurriendo con el pasar de los meses. O al menos lo intentamos. A continuación, el repaso de algunos trabajos:

  1. La xenofobia en la política es un arma poderosa porque se nutre del miedo y desdibuja las potencialidades del extranjero: Natasha Blasco escribió sobre el doloroso éxodo de más de 5 millones de venezolanos y sus consecuencias.
  2. ¿Las redes sociales tienen una afectación directa en la democracia y una necesidad de límite ante el poder que representan? Rossiangelica Gajardo habló sobre las redes sociales a propósito de la censura de Donald Trump en Twitter.
  3. Entrevistamos a Hugo Pérez Hernáiz sobre las teorías de conspiración, su alcance y su utilización por parte de líderes populistas. Según él, el problema con los teóricos de la conspiración es la inconstancia en la duda, no la duda en sí.
  4. Es una verdad incómoda, pero Elthon Rivera habló de ella: nacer en países pobres representa deficiencias en la calidad de vida, en la calidad educativa y en el acceso a la educación. Nacer y ser centroamericano es todo un reto de supervivencia.
  5. Fue un año de Juegos Olímpicos y las dictaduras se aprovecharon del evento para hacer propaganda. El profesor Joaquín Ortega habló sobre ello: «La emocionalidad que nos une como nación, es utilizada como separador de personas y posturas políticas«.
  6. Las universidades también estuvieron en el ojo del huracán; incluso la CIDH publicó los Principios Interamericanos sobre libertad académica. Para Salvador Herencia-Carrasco, los regímenes totalitarios de América Latina ven a las universidades como amenaza.

Equipo Hilos de América

El Equipo de investigación de Hilos de América está conformado por analistas, abogados, periodistas y políticos basados en América Latina, más una red de colaboradores distribuidos por varios países del mundo.

Ver todas las entradas de Equipo Hilos de América →