febrero 19, 2024

Descifrando a Elon: Starlink, ¿el dominio del cielo?

La polémica que rodea la personalidad de Elon Musk no acaba con sus chistes y memes en Twitter. A través de su empresa SpaceX, está ejecutando el proyecto Starlink, uno de los más ambiciosos hasta la fecha, el cual no solo pretende dar acceso global de internet sino también extender su uso en… ¿otros planetas?

En una alianza entre Hilos de América y Reporte Espacial, nos dedicaremos a descifrar varias aristas de la carrera de Musk: pasamos por debatir si es un visionario o un villano y, ahora, hablaremos de Starlink, “la megaconstelación de internet”.

Starlink, el proyecto

La idea de crear una constelación de satélites artificiales que provean de internet a nivel global no es nueva en la vida de Elon: el anuncio inesperado fue hecho en 2015 cuando comenzó su desarrollo, pero no fue hasta 2017 que SpaceX completó una serie de requisitos para el lanzamiento de 12 mil satélites para mediados de esta década que arranca en el 2021.

En febrero de 2018 lanzaron los primeros prototipos y apenas en mayo de 2019 se llevó a cabo el lanzamiento oficial de los primeros 60 satélites Starlink, con una promesa de iniciar las primeras pruebas en 2020.

Foto: SpaceX.

En 2018 SpaceX también recibió la autorización de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) para el despliegue de siete mil 518 satélites de banda ancha, que se sumarían a los 4.425, ya aprobados en marzo.

Las investigaciones y el desarrollo del proyecto se hacen en la sede de SpaceX, ubicada en Washington, Estados Unidos.

En sí, Starlink es un proyecto que pretende crear una constelación de satélites de internet con el objetivo de brindar servicio de banda ancha con cobertura mundial a un relativo bajo costo.

Pero no solo queda en el ofrecimiento de internet global, pues SpaceX prevé, a largo plazo, la venta de estos satélites para su uso militar, científico y de exploración.

“Nos quitan el cielo nocturno”

A pesar de lo ambicioso y prometedor del proyecto Starlink, la empresa SpaceX se ha enfrentado a fuertes críticas por parte de astrónomos y aficionados del mundo, pues el despliegue conocido como el “tren Starlink”, estaba “arruinando las labores de observación del cielo nocturno”.

Entonces SpaceX, lejos de abandonar el proyecto, ideó una inesperada solución para mitigar el reflejo de la luz solar en los satélites.

Según informó la propia empresa, se reunieron con muchos de estos grupos de astronomía y ahora, los nuevos Starlink lanzados desde junio llevan “una visera desplegable para mitigar la reflectividad solar” llamada VisorSat.

“¡Son OVNIs!”

Los Starlink son lanzados en grupos de 60 satélites y su depliegue en el cielo, el “tren Starlink”, puede verse en casi todo el mundo.

Esto ha generado una ola de supuestos avistamientos de Objetos Voladores No Identificados (OVNI), pese a las diversas alertas de SpaceX y aplicaciones móviles (como Heavens Above y Find Starlink) que predicen la posición actual de los satélites.

Foto:  Paul White.

Pero, si llevan la visera desplegable, ¿por qué siguen viéndose?

Pues, porque esta visera se despliega cuando el satélite alcanza la órbita requerida. Unos días después de cada lanzamiento, el “tren Starlink” puede avistarse como una fila de luces que cruza el cielo, hasta que estos se van separando y “desaparecen”.

Hasta la fecha, hay 590 satélites puestos en órbita baja. Sí, 590 del total prometido de 12 mil.

¿Qué tiene de diferente Starlink?

Podría parecer un servicio más de conexión a internet, pero lo que promete Elon es “diferente”: no competir con fibra óptica o conexiones 4G o 5G, sino “complementar ambas ofertas”.

De acuerdo con los tuits “informativos” que publica Elon en su cuenta, Starlink hará posible el acceso a internet en zonas que no tienen acceso a redes por cable o redes móviles.

El sistema Starlink tampoco va a competir con la constelación de satélites Iridium, diseñada para conectarse directamente a los teléfonos, sino que se conectará a terminales de usuario “del tamaño de una caja de pizza” con antenas en fase que rastrearán a los satélites.

Además, en la solicitud que SpaceX envió a la FCC en 2016, indican que Starlink ofrecería velocidades de conexión de hasta 1GB por segundo. De cumplirse al menos a la mitad, sería una competencia para los anchos de banda proporcionados por fibra.

Con respecto a la latencia, esto es, el tiempo que tarda en transmitirse un paquete dentro de la red, Elon reitera que por la órbita baja de estos satélites “no habrá problemas”, prometiendo latencias de 20 milisegundos (inferiores a algunas conexiones actuales).

Según el mismo Elon, Starlink “está diseñado para ejecutar videojuegos competitivos en tiempo real. La versión 2 (segunda generación de Starlink en el futuro), que se encuentra a menor altitud, podría tener una latencia de hasta 8 milisegundos”.

¿Y dónde harían las pruebas? Pues, la expectativa rodea el proyecto Starlink, aunque Elon informó que por ahora las pruebas de conexión iniciadas en julio de este año “se centrarán en latitudes altas” como Seattle, en Estados Unidos, para ir expandiéndose posteriormente.

SpaceX todavía no ha informado oficialmente cómo van las pruebas de velocidad con los primeros “testers” de Starlink en Estados Unidos pero, antes de que termine el 2020, se espera el lanzamiento comercial de Starlink.

Claro, teniendo en cuenta que el despliegue siga a este ritmo, el servicio podría estar disponible a nivel global en el transcurso del 2021.

No es el único proyecto

El concepto de “megaconstelación” no es nuevo. Existen otros proyectos que ya están en marcha, como OneWeb, la primera en alcanzar el espacio y que ha reaparecido luego de entrar en bancarrota.

Sin embargo, la “competencia” más notoria es la megaconstelación Kuiper, de la empresa Amazon, pues el 30 de julio de este año, la FCC aprobó su petición de operar estos satélites; en total, unos tres mil 236 satélites de comunicaciones situados en órbita baja.

Pero la aprobación de la FCC tiene una condición: Amazon tiene hasta julio de 2026 para lanzar, como mínimo, la mitad de las unidades Kuiper.

De esto, SpaceX ha presumido que Amazon todavía no ha enviado un informe detallado en el que se evalúe el riesgo de que los trozos de un satélite caigan intactos a la Tierra. Y es que la empresa, propiedad de Jeff Bezos, reconoce que todavía no ha finalizado el diseño de los satélites Kuiper.

Además, todavía no está claro si Starlink y Kuiper podrían interferirse mutuamente, aunque operen en frecuencias distintas. La FCC ordenó a Amazon que debe evitar cualquier tipo de interferencia con otros satélites de proyectos que hayan sido autorizados con anterioridad; o sea, una mención explícita a Starlink.

Sí, el riesgo de colisión está lejos de ser nulo.

Tampoco se sabe el brillo exacto de los Kuiper cuando estén en órbita y por tanto, cómo mitigarán ese brillo para no interferir con las labores de astronomía.

¿Starlink “dominará” el cielo?

No lo sabemos.

Primero, debemos esperar los resultados de las pruebas de conexión de SpaceX y que todo siga marchando al ritmo actual. Si bien Starlink parece todavía estar lejos de su objetivo global, lo cierto es que ya arrancó.

SpaceX lanza la misión Starlink desde Florida. Foto: GETTY IMAGES.

Sí, seguirán avistándose y probablemente se conviertan en una de las atracciones estelares más esperadas, aunque sigan reportando el “tren Starlink” como OVNIs.

El único inconveniente podría ser el dinero, algo de lo que saben tanto Elon Musk como Jeff Bezos, ambos en la lista de los más ricos del mundo, según el ranking de Bloomberg.

Bezos en el primer lugar, con una fortuna de 188 mil millones de dólares; y Musk, en el cuarto lugar, con 84 mil 800 millones de dólares.

SpaceX prevé desarrollar una versión del sistema de comunicación por satélite que podría usarse en el planeta Marte, por lo que esperan que a mediano plazo Starlink genere ingresos útiles para financiar definitivamente el proyecto Starship, un prototipo de transporte a Marte.

Este trabajo forma parte de un seriado especial de Hilos de América y Reporte Espacial que lleva por nombre #DescifrandoAElon.

Lea la primera entrega titulada Descifrando a Elon Musk: ni salvador ni villano haciendo clic aquí

Foto del avatar

Rosmina Suarez

Rosmina Suárez Piña es periodista en Radio Fe y Alegría (Maracaibo) y creadora del canal de Telegram de divulgación de astronomía Reporte Espacial. Sus trabajos han sido publicados en medios de comunicación como Efecto Cocuyo, Papagayo News, Venezuela al Minuto, Diario La Verdad o Diario Versión Final.

Ver todas las entradas de Rosmina Suarez →